Historia

El Cortijuelo

Un lugar donde crecimos libres

Aquí hemos crecido varias generaciones de nuestra misma familia, es un tesoro para nosotros, por lo que, el amor que le tenemos se nota en el ambiente de El Cortijuelo.

En El Cortijuelo aprendimos lo que significaba respirar el aire puro del ambiente rural. Aquí fue donde empezamos a jugar y a sentirnos libres; momentos que evocamos todavía cuando nos reunimos y que siempre nos sacan una sonrisa.

Un cortijo con más de 150 años de historia

Nuestros padres decidieron restaurar hace 14 años lo que un día fue el cortijo de mis abuelos y poner en marcha este proyecto. Hemos crecido aquí y somos conscientes de lo enriquecedor que es desconectar de todo algunos días. Perderse entre la naturaleza, huir del frenetismo de la ciudad. Creemos que este alojamiento rural histórico está en una zona preciosa y tiene unas características idóneas para conseguirlo. 

¿Sabías que cada casa tiene su propia vida; su propia historia? Si la Casa Grande era una casa especial para labranza, donde nuestros padres pasaban los veranos, La Casilla era la casa de los caseros. El Horno, por su parte, era un horno en el que se trataba el tabaco rubio; y el Pajar, funcionó como tal, como un pajar, durante muchos años. 

Te invitamos a que contactes con nosotros si tienes cualquier duda sobre las características del alojamiento o los servicios que ofrecemos.

Fotografías y vídeos